Aunque el verano anterior habían conseguido rescatar a sus padres y salvaguardar el secreto de los druidas, la desaparición de la madre de Fabián y la muerte de la madre de Cintia seguían siendo un misterio sin resolver.

Había llegado la hora de descubrir la verdad y cerrar el círculo de la profecía.