Aprende a entender y manejar lo que sientes. Ponlo a tu favor.

Y enséñales a tus hijos e hijas  a hacerlo también.