Soy una mujer de altas capacidades.

Así comienzo este nuevo apartado en mi blog, con un título que me ha costado escribir, pero con el que quiero reivindicar el derecho que tenemos las personas de aacc a decirlo sin más y más profundamente el derecho que tenemos las mujeres a decirlo sin sentir que estamos fallándole a alguien (quizás a la sociedad entera) por ello.

Y me explico.

Me ha costado escribir este título porque siento y puedo percibir lo que muchos pensarán sobre ello:

«Vaya, mira qué listilla»

«¿Y por qué no se lo calla?»

«Mira qué presumida»

«¿Es que quiere dárselas de algo?»

Especialmente, para las mujeres, reconocer y naturalizar sus altas capacidades es más complicado, porque de la mujer se espera (sucintamente) que sea servicial y complaciente. Es por eso que hay más hombres que mujeres identificados como aacc, no porque estadísticamente haya más en realidad, si no porque las mujeres/niñas/adolescentes tienden a pasar desapercibidas, ya que cuando muestran su capacidad se las tacha de eso que os decía la principio: de listillas, de prepotentes, etc.

Así que, al final, la presión del entorno y las ideas preconcebidas sobre lo que significa ser mujer consiguen en muchos casos que acabemos por ocultarnos, por no mostrar nuestros talentos e incluso por hacer cosas mal o peor para no destacar y seguir siendo aceptadas, por ejemplo no sacando tan buenas notas para no ser aislada como la empollona en la edad adolescente.

Por todo eso, decir que soy una mujer de aacc ha sido para mí como saltar un muro, Pero sé que saltarlo será una ayuda para que otras mujeres aacc se atrevan a saltarlo, porque es importante normalizarlo y darlo a conocer. Para poder ser nosotros mismos, para que nuestros hijos lo puedan vivir de otra forma.

Ahora bien, ¿qué significa tener aacc? ¿Es ser una listilla, una sabelotodo… tal como piensa mucha gente?

No.

Tener aacc significa, para simplificarlo, ver el mundo de una forma distinta a la de la gran mayoría de la población. Estar en él, interpretarlo y vivirlo de un modo diferente. También, por supuesto, una inteligencia por encima del promedio, pero eso no es lo único, si no tan solo una parte.

Por eso, he decidido aventurarme en mostraros paso a paso esta forma de sentir, percibir y pensar… en este diario de una mujer con aacc.

Y para que llegue al máximo número de personas he decidido hacer el esfuerzo de colocarlo en varios formatos:

  • Artículo en el blog en la sección Diario de una mujer con altas capacidades.
  • Vídeo de Youtube (Ana Isabel Fraga Autora)
  • Vídeo en mi cuenta de instagram (@anaisabelfraga)

En este artículo de hoy, por el que empiezo, la intención es solo una:

Reivindicar el derecho a normalizar ser una persona de aacc, y más allá reivindicar el derecho de la mujer a ser quién es y mostrar su inteligencia y talento sin ser tachada de nada ni juzgada.

¿Quieres recibir estos artículos cuando salgan? Suscríbete a esta lista exclusiva para este tema: