La intensidad, el carácter y la sensibilidad son factores que vivimos en nuestras familias intensas día tras día.

Y si estás aquí es porque quizás no lo estás viviendo como te gustaría.

La buena noticia es que puedes hacer cambios para mejorar las cosas.

Con estas características la forma de sentir, de pensar y de estar en el mundo son un poco distintas a las de una gran parte de la población. Eso es todo. Y necesitamos entenderlas para pilotarlas.

Para pilotarlas y ¡oye!, para sacar a relucir todos esos tesoros que trae consigo.

 

 

Cuando lo que sientes te arrastra y te zarandea llegas a tener la sensación de que las emociones son un verdadero problema, que tú eres un verdadero problema o que tus hijos/as a los que les ocurre esto lo son.

Me he sentido así muchos años de mi vida, por mi propia intensidad y mi alta sensibilidad.

Me creía débil y realmente pensaba que era incapaz de manejar todo eso que ocurría dentro de mí. Rechazaba mi forma de sentir, me sentía diferente a los otros.

Pensaba que si nadie podía entenderme, es que algo no andaba bien en mí.

Luego mis hijos vinieron a mostrarme su propia intensidad, y eso ha sido y es un gran reto.

Es mucho más sencillo mantener la calma cuando el ambiente no es intenso

Pero cuando tu hijo tiene un carácter fuerte, contestatario y/o extremadamente sensible la cosa ya no te resulta tan sencilla, ¿verdad?

Además, sé que estás cansada de oír que estas características son defectos y problemas, pero no lo son. Yo no lo creo.

¿No pide la sociedad entera adultos capaces de defender sus criterios, independientes y sensibles que puedan cambiar las cosas y mejorarlas?

Pues ellos ya lo traen de serie, y lo que necesitas son ideas claras para que puedan potenciar todas estas cualidades y enseñarles a manejar toda esa intensidad a su favor.

La suya y la tuya.

 

Y es que las familias intensas existen. ¡Existimos!

Es posible que te sientas juzgada por la intensidad de tus hijos y un poco mareada por la tuya propia.

Y la cuestión es que nadie te aporta ideas que te vayan bien a ti o a tu familia porque casi siempre te ofrecen las que les sirven y van bien a las familias  donde no hay tal intensidad.

Y no es lo mismo. Tú y yo lo sabemos.

Especialmente cuando lo que quieres es educar a tus hijos  sin recurrir a castigos ni premios.

Puedes transformar tu vida y ayudar a tus hijos e hijas a transformar la suya, dándoles el apoyo que necesitan y entrenando las habilidades que les permitan afrontar los desafíos a los que se enfrentarán simplemente por el hecho de poseer esta forma distinta de estar en el mundo.

Porque sentir está bien y sentir como sientes tú de intenso también está bien.

No hay nada de malo en ti, no necesitas castrar tu forma de ser para encajar ni meter en un molde hecho a medida de otros a tus hijos ni a tu familia.

Me presento:

Mi nombre es Ana Isabel Fraga. He vivido mi vida siempre de forma emocionalmente intensa y quiero ayudarte a ti, que la vives también así, que tienes una familia de estas características transmitiéndote todo cuanto he aprendido para que tú también puedas transformar tu vida.

Si quieres saber un poco más de mí…

*Cuando algo me apasiona me sale el entusiasmo por los poros y dicen que puedo contagiarlo a todo el que esté a mi alrededor.

*Soy PAS (persona altamente sensible), lo que me ayuda muchísimo gracias a la intuición y la fuerte empatía.

*Cantar es casi lo mismo que respirar para mí. En instagram, en mi muro de Facebook y hasta en mi canal de youtube puedes ver algún “cantar”.

*Otra de mis pasiones es restaurar muebles.

*Amo escribir y devoro libros.

*Me gusta el contacto con la gente. El contacto de verdad. Soy muy de abrazos de oso 😉

*Pienso que la vida es un camino de aprendizaje en el que conocernos cada vez mejor.

*Me molestan la condescendencia, las faltas de respeto y los silencios de desaprobación.

Y en cuanto al trabajo…

  • Coach enfocada al crecimiento personal, la familia y la crianza de niños y adolescentes.

  • Experta en inteligencia emocional por la UNIR.

  • Educadora de Padres/ Madres y para el aula en Disciplina Positiva, certificada por la Possitive Discipline Association de EEUU.

  • Formada en Estrategias de Resolución Constructiva de Conflictos en el Aula por la Asociación Educar para el Desarrollo Humano.

  • Consultora Motivacional.

  • Formada en Neurociencias y Liderazgo (Neuroliderazgo) – Bases de la Neurosicoeducación aplicadas a la educación por la Asociación Educar para el Desarrollo Humano.

  • Miembro fundador de Disciplina Positiva España .

  • Creadora de historias que ayuden a niñ@s y adultos a comprenderse mejor, con varios libros publicados.

  • Directora, creadora y escritora de la Colección de Cuentos “Niños Poderosos” de Mandala Ediciones.

  • Escritora de Novela Juvenil.

Además soy mamá de dos niños de carácter 😉

¿Quieres comenzar a mejorar el ambiente en casa?

WEBINAR GRATUITO

Hay formas distintas de hacer las cosas.

Empieza por aquí.

 

Accede a la charla Educar a niños y niñas de carácter desde el respeto.

 

Puedo ayudarte. Escoge cómo:

Cursos Online

Accede a mis sesiones Individuales

Formación y Eventos.

«Querida Ana Isabel, ha sido un placer poder trabajar con nuestro equipo de trabajo de la mano de los conocimientos de la disciplina positiva y como no, de tí.
Es especialmente interesante el cambio paradigmático de “problema” a “Reto”, entendiendo que esto supone el caldo de cultivo necesario para nuestro crecimiento y que está en nuestra mano usarlo de puente entre lo que venimos sentí-pensando y lo que podemos sentí-pensar.
En este sentido agradecerte también el viaje por el mensaje oculto que se esconde detrás de cada emoción. Aporta mucha luz cuando en nuestro día a día estamos inmersos en ellas y se nos olvida que están ahí pues tienen una clara misión en nuestro desarrollo.
Los cuentos hacen muy accesible el conocimiento que se quiere transmitir y permiten llevarnos a los personajes con nosotros y sentirnos más acompañados cuando estamos en su misma piel.
Hacernos conscientes de las metas que perseguimos, no solo en el trabajo con otros, sino en nuestra vida en general, ayuda a marcar una sólida dirección que aumenta la motivación y permite darse cuenta de las partes del proceso que hemos de modificar.
Gracias por transmitir tu fe en lo que haces, esperamos sigas con la misma fuerza y expansión.
Un abrazo,
Programa de menores y familias».
Sara (Equipo del programa de menores y famila de Cáritas Asturias)
«Dice un proverbio que cuando el alumno está preparado, aparece el maestro.

Pues para mi este proverbio resume muy bien el momento en que conocí a Ana. Sentía que me faltaban muchas cosas: herramientas, recursos, paciencia, compasión conmigo misma…, tenía una sensación frustrante de quedarme en la superficie del iceberg sin llegar a trabajar el fondo, lo que no se ve.
Quería dar un paso más allá en mi trabajo, con las familias y los menores. Estaba frustrada, pero dispuesta a seguir trabajando, leyendo, intentando mejorar. Hasta que por casualidad o más bien por casualidades personales me hablaron de Ana, leí su blog y me dejó pensativa y con ganas de conocerla en persona. Empecé a seguirla, leyendo sus artículos, viendo videos, hasta que participé en una sesión introductoria a la Disciplina Positiva y, a partir de ahí, el cuerpo y la mente me pedían más. Consiguió sacar lo mejor de mí, hacerme crecer, perdonarme…
Fue y está siendo un privilegio aprender de ti y espero tener la oportunidad de seguir aprendiendo».

Paula (Equipo del programa de menores y famila de Cáritas Asturias)
«Ya tenía tus libros y conocía la disciplina positiva, pero tú me aportaste tu sensibilidad al transmitirla. Me gusto mucho que limamos muchas asperezas entre el equipo de profesores, que nos conocimos muchos mejor, que nos respetamos y entendimos de otra forma… Las dinámicas que hicimos nos valieron para reírnos,, dar un toque de humor en momentos difíciles y en los que estamos muy estresados y solamente centrados en el alumnado y descuidamos nuestras relaciones como profesores. Nos reímos muchísimo, nos sinceramos, nos abrimos y me valió mucho para forjar otros lazos de unión con mis compañeros. Creo que esa relación más distendida con ellos nos sirvió muchísimo a la hora de afrontar las dificultades, de preguntarnos»
Soraya - profesora
» Ana Isabel Fraga emplea sensibilidad y conocimiento sobre el mundo emocional del niño a partes iguales, es una poderosa herramienta a emplear cuando quieres explicar la conducta humana.
En mis talleres con niños, estos se quedan hechizados y los adultos refuerzan el descubrimiento que hacen sobre el comportamiento».
Carmen Fernández Rivas (cuentoterapia)
«Cuentos Iceberg y Emociones con Cuento son sencillamente geniales. Adoro a Dopi, mi bebe tiene un añito y aprovecho para leerselo poco a poco, acabamos de terminar emociones con cuento, y estoy deseando de empezar cuentos iceberg. Este último quiero usarlo para mis talleres, me parece una manera extraordinaria de ver las metas equivocadas. Otro de tus libros que también me ayudó mucho es el de las claves del buen sueño del bebe. Fue muy tranquilizador ver cuanto haciamos bien y poder corregir lo que hacíamos mal sin castigarnos. Ahora dormimos muuuucho mejor! Gracias x escribirlos, Ana! Te animo a q sigas escribiendo!»
Pilar Dotes (psicóloga, madre y facilitadora de Disciplina positiva)
«Uso el libro de emociones con cuento y cuentos iceberg en casa con mis hijos de 3 y 6 años para generar momentos de reflexión, diversión y union en familia. Son una gran oportunidad para que ellos puedan expresar lo que sienten y tambien es muy útil la «guía» que trae para los padres . Somos grandes fans de DOPI, Will el semáforo, Ricky el Reloj, Perdigón el Lobo y Tina la gallina. También como psicologa lo recomiendo a los padres y los uso en talleres familiares. Gracias Ana por esta gran herramienta que compartes con el mundo.»
Angelica Joya (Madre, Psicologa Clinica y Facilitadora de Disciplina positiva)
«Cuentos iceberg, sencillo pero profundo. Ideal para enseñar las metas erróneas del comportamiento tanto a grandes como pequeños. Imprescindible en tu biblioteca y la de tu hijo! Recomendable cien por cien.»
María José Román