Todos te dicen que tu hijo necesita mano dura, que eres una blanda.

Insinúan que lo que haces no funciona, o peor aún, que en realidad no estás haciendo nada.

Pero tú sabes, intuyes, que tu hijo no necesita ninguno de esos «métodos» que te sugieren. Sabes que ni los castigos, ni los premios, ni el autoritarismo funcionan y que de hecho empeoran más la situación.

Tu familia es una familia intensa.

Mira en este vídeo si este asesoramiento es para ti y en qué consiste.

 

Rellena el formulario para solicitar tu cita