¿Siempre te has sentido diferente? ¿Tus intereses, tu forma de sentir eran y son muy distintos de los de tu entorno?

¿Has sentido el rechazo de los demás por mostrar estas diferencias? ¿Te ha parecido muchas veces que no encajas?

Puede que te hayan dicho que ser así no es bueno para ti, que vas a sufrir mucho. O que te hayan reprochado que te tomes las cosas muy a pecho. O te hayan dicho que eres una exagerada, una dramática y una llorona. Y que además, le das demasiadas vueltas a las cosas, que debes tranquilizarte y tomarte la vida de otra manera.

Puede que todo eso te haya hecho sentir que hay algo que no va bien en ti.

Yo también he escuchado todo esto, también he pasado por esa sensación de que había algo defectuoso en mí.

Pero déjame decirte algo:

Ser intensa no es algo malo.

La intensidad es una gama intensa de colores que te da la oportunidad de sentir lo que otros no pueden percibir y de hacerlo con gran profundidad, que te permite entusiasmarte y apasionarte con un impulso tremendo.

No eres demasiado de nada, porque la intensidad no es algo que tenga que ser castrado y en ella hay multitud de tesoros que quizás aún no hayas visto porque nadie te enseñó a reconocerlos.

En mis sesiones encontrarás ese espacio en el que poder ser quien eres, sin juicios, en el que poder mostrar tu forma de sentir sin tapujos porque tendrás en frente a alguien que siente con la misma intensidad que tú.

En el que podrás encontrarte y reconocerte. Quitarte de encima peso que te coarta.

Reirás, llorarás y encontrarás dentro de ti recursos que no sabías que tenías.

Descubrirás tu gran fortaleza.

Aprenderás a gestionar lo que piensas y lo que sientes, derribarás creencias «de mierda» que te hacen daño, comenzarás a caminar tu vida en función de tus valores y tus anhelos, no en función de lo que otros esperan de ti.

«Me encanta escribir📝 sus consejos y repetírmelos; pero sobre todo me llevo herramientas, imágenes, pautas de actuación».

 

Sobre mis sesiones de coaching con Anaisabel Fraga… Asistí a su curso «Me siento mal» que organizó después del confinamiento y me encantó 🥰.

El agobio de la situación, el trabajo, estar sola,… todo podia conmigo y, su forma de enfocar las cosas, de hablar, sus consejos, su naturalidad, su tono gamberro, a veces🤭, su energía,… me llamó la atención. Le dije que necesitaba más, que mi niña👧tenia una mami demasiado intensa, a veces, y que el «alrededor» tampoco ayudaba, así que empezamos nuestras sesiones de coaching.

Con cada una, como ella siempre pregunta, me llevo algo: sus «frases», me encanta escribir📝 sus consejos y repetírmelos; pero sobre todo me llevo herramientas, imágenes, pautas de actuación… Ha conseguido que me crea que «yo lo valgo», que «lo puedo todo». Me ha recordado mi valía, la de la gente que me rodea, el amor de mi peque,… Que actúe según «mis valores» y no conforme los de los demás, y el valor de «conectar» con las palabras: con mi niña, mis padres, amigos,… Ahora me siento mucho más preparada para «volver a volar, porque ya tengo las alas adecuadas».
De corazón, MUCHÍSIMAS GRACIAS!!!😍

Amparo Bertó, Valencia

«Me has mostrado que existe un camino, con una comprensión que no había tenido hasta ahora de un profesional».

Ana Isabel siento que en parte me has cambiado la vida, porque estaba perdida y me has mostrado que existe un camino, con una comprensión que no había tenido hasta ahora de un profesional, me he sentido comprendida al momento, he podido entender muchas cosas de mi, que ya las había contado mas veces a otras personas que no me comprendían, nunca pensé que alguien podría entender tan fácilmente como me sentía, conectar y entenderme al momento, ver en mi todo lo que has visto positivo y la disponibilidad por tu parte, has sido un acompañamiento y apoyo perfecto. Sé que me queda camino pero he encontrado La Luz al final del túnel y había casi tirado la toalla. Por tanto, gracias porque sin ti seguiría perdida e incomprendida con mi antigua vida.

Beatriz R. , Madrid.
Rellena el formulario para solicitar tu cita