El modo en el que ves lo que te pasa en tu día a día marca una grandísima diferencia no solo en cómo te sientes sino en cómo va a seguir el resto de tu vida. De verdad que no exagero.

En la vida, para ti , para mí y para todo el mundo, ocurren cosas satisfactorias y todo lo contrario; nos sale bien lo que habíamos planeado y también fatal; acertamos y nos equivocamos… Forma parte de este juego.

Los tropezones, las caídas y los contratiempos están ahí y van a seguir estándolo.

Y yo, que siempre he sido quizás muy idealista pensaba que no, que eso no era parte de la vida, que era mala suerte. Y cada tropiezo se me «hacía bola» y me costaba digerirlo lo que no está escrito. De hecho probablemente nunca lo conseguía digerir del todo, y en el siguiente inconveniente la cosa era aún peor, porque venía a confirmar mi mala pata.

¡Qué alivio cuando me di cuenta de que en el juego de la vida ocurre de todo! Y que es uno quien decide dejar las riendas a la situación o cogerlas con fuerza y ver hacia dónde tira.

Resumiendo, de ti depende cómo decidas verlo.

SI LO VES COMO…

  • Mala suerte

  • Problema

ENTONCES…

Tu mente se centrará en preguntas tales como:

¿Por qué a mí?

¿Por qué tengo tan mala suerte?

¿Qué será lo próximo que va a ocurrirme?

***mira más aquí sobre la importancia de las preguntas que nos hacemos

Y en afirmaciones quizás semejantes a estas:

No voy a conseguirlo.

No hago más que toparme con obstáculos.

Para mí las cosas nunca son fáciles.

Y en estados de ánimo cercanos a la tristeza, la desesperación, la frustración, sensaciones de estancamiento, de dolor…

Tu comportamiento, tus actos, tus respuestas, tus decisiones se acercarán más a las de víctima, arrastrad@ por lo que ocurre a tu alrededor, con la sensación de no tener el control de nada y ser una marioneta de las circunstancias. No hay un aprendizaje positivo.

 

SI LO VES COMO…

  • Un mensaje de algo que debes cambiar, que hay que mejorar

  • Una oportunidad clara que no tendrías de otro modo o de la que no te habrías dado cuenta en otras circunstancias…

ENTONCES…

Tu mente se centrará en preguntas del tipo:

¿Qué me está queriendo decir esta situación?

¿Qué puedo hacer para mejorar/superar esto?

¿Cómo le puedo sacar el máximo partido?

¿Cuál puede ser el sentido de lo que está pasando?

Y en afirmaciones parecidas a estas:

Es una buena oportunidad para…

Es posible que dentro de un tiempo mire esta situación y vea que fue necesaria para…

Aunque no me gusta lo que está pasando voy a darle un giro a la situación…

Los estados de ánimo: a pesar que de pueda existir una tristeza u otra emoción poco agradable por la situación que estamos viviendo, tenderán a la motivación, a la esperanza, a la sensación de fortaleza…

Tu comportamiento, tus actos, tus respuestas, tus decisiones se acercarán más a las de una guerrera, que asume responsabilidades, busca aprendizajes, cree en su capacidad y se apoya en las oportunidades que puede aprovechar de cada situación.

 

ESTA ES TU OPORTUNIDAD

¿Qué opción vas a tomar?

 

Y si necesitas ayuda, pide tu primera sesión gratuita conmigo.


[recaptcha]

 

© Ana Isabel Fraga 2018. Todos los derechos reservados.